Redes piden «moche de mano» para el Bronco por desvió de recursos

El exgobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón siempre fue un hablador. Dijo que iría por Rodrigo Medina, el anterior mandatario, pero nunca pasó. Y para ganar votos ofreció la pena de muerte —al estilo Partido Verde— o “mochar las manos” a los criminales. Tampoco sucedió… para su fortuna: hoy está detenido y quizás habría sido una de las primeras víctimas de sus arrebatos electoreros.

“El Bronco”, como se le conoce al exgobernador —el único en llegar por la vía independiente a este cargo—, enfrenta la justicia al ser acusado por malversación de recursos para recabar firmas para su candidatura presidencial de 2018, un caso conocido como las “broncofirmas”, el cual marcó su gestión al igual que lo hicieron las polémicas que protagonizó, muchas de ellas por propuestas que en su momento fueron consideradas fuera de lugar y también por una serie de frases que le valieron toda clase de críticas.

La mayor controversia que enfrentó fue en abril de 2018, durante el primer debate presidencial. En aquella ocasión el entonces mandatario con licencia propuso como una medida para acabar con la corrupción cortar la mano a los funcionarios que incurrieran en este delito:

“Tenemos que mocharle la mano al que robe. Así de simple. Yo presentaré una iniciativa al Congreso. A ver si los diputados de ellos (de los candidatos de partidos) se atreven a aprobarla. Necesitamos mocharle la mano al que robe en el servicio público. Eso no es malo, países que han salido de esa corrupción lo han hecho. La única forma de lograrlo es poniendo ejemplos. Yo creo que esto es una parte importante, tenemos que ir más allá de lo que ya hicimos”.

Tres días después de ese planteamiento que le valió serios cuestionamientos por parte de organismo defensores de derechos humanos, “El Bronco” sostuvo llamadas telefónicas con ciudadanos y ante la pregunta de si respaldaría la pena de muerte a secuestradores y violadores, dijo que sí: “Claro. Claro que sí, porque al delincuente le daría miedo”.

De cara a ese proceso electoral, el 12 de enero de 2018, en una gira por Zacatecas para recolectar firmas y así poder registrar su candidatura independiente, proceso por el cual ahora enfrenta a la justicia, el mandatario comparó a su esposa con su caballo, una postura misógina que le generó reclamos:

“Más o menos hemos gastado como seis millones de pesos. Mi caballo no me cuesta mucho. Mi caballo come zacate, alfalfa y aquí hay, y un bulto de alimento por semana. Entonces mi caballo anda conmigo como anda mi vieja y come menos que mi vieja. Entonces me sale mucho más barato mi caballo que mi vieja”.

Lejos de ser declaraciones aisladas, la constante del exgobernador a lo largo de su mandato fue protagonizar escándalos por sus declaraciones. Por ejemplo, ya en la recta final de su Gobierno, Rodríguez Calderón aseguró el pasado 22 de junio que habían “rescatado” a 17 personas que habían desaparecido en la vía Monterrey-Nuevo Laredo, aun cuando 16 de esas personas habían regresado por su propio pie y una de ellas había perdido la vida:

“Ya se rescataron cerca de 17 personas, y bueno, hay polémica en cuanto a lo que dicen y no dicen. Entonces, es un tema de inteligencia que no me gustaría decirlo, que está trabajando bien la Fiscalía de Tamaulipas y la Fiscalía de Nuevo León”, dijo en un primer momento en entrevista con los medios.

Un día después, luego de que los propios familiares de desaparecidos le recriminaran sus dichos, el entonces mandatario ofreció una disculpa: “Yo dije de manera equivocada, obviamente lo quiero decir por los familiares, que me equivoqué con la palabra. Una disculpa para ellos. Dije que habíamos rescatado. No. Simplemente la gente apareció”.

Otros dichos del exgobernador fueron igual de polémicos. En el primer año de su Gobierno expresó su inconformidad hacía el Himno Nacional por contener mensajes de violencia:

“​​Tenemos que cambiarlo (el Himno), la violencia no debe ser parte de la educación de nuestras nuevas generaciones, ¿o sí?; sé que me van a aplastar por lo que dije, pero ni modo, algún día tenía que decirlo”, comentó el 24 de octubre de 2015 durante la inauguración del Séptimo Encuentro Mundial de Valores.

Otra frase igual de polémica que pronunció fue cuando en junio de 2016, durante ​​la instalación de la Red de Universidades Nuevoleonesas Promotoras de la Salud, habló sobre la obesidad infantil y el embarazo no deseado y dijo: “mira mijita ven pa’cá, a una niña gorda no la quiere nadie, si es duro, pero lo vas a entender”.

Para el 13 mayo de 2017, “El Bronco” dijo durante un mensaje ante burócratas federales, muchos de ellos maestros que la mayoría de los delitos son cometidos por jóvenes que fueron malcriados y propuso regresarle a los docentes el “poder” de corregir a tiempo a sus alumnos.

“Le hemos quitado el poder al maestro, por eso tenemos muchos chamacos malcriados y rebeldes”, dijo. “Regresémosle el poder al maestro, que agarre la chancla igual que la mamá, hombre… que podamos hacer esas cosas”.

Días después de haber dicho eso, el 26 de mayo, Rodríguez Calderón dijo que para él el matrimonio sólo era entre hombre y mujer, a la par que señaló que no cree en “las otras zonceras”, una frase que le valió duros cuestionamientos:

“Creo en el principio de la familia. Creo en el matrimonio, no en las otras zonceras; no creo en las otras cosas. El matrimonio es hombre-mujer, punto; si alguno de ustedes cree lo contrario convenza a la sociedad, yo no”.

Otra polémica la encabezó cuando en un evento para promover la lactancia materna, realizado el 31 de agosto de 2017, puso de ejemplo a su madre Basilisa Calderón: “Yo fui amamantado por mi madre, tuvo diez hijos y no le pasó nada, sigue estando buenota mi mamá, buenísima está mi mamá y no le pasó nada”.

Para septiembre de ese año, luego de los sismos que devastaron el centro del país, el entonces Gobernador aseguró, en línea con su pensamiento conservador, que lo ocurrido se había debido a que los seres humanos hemos sido “liberales en la fe”:

“Todos nosotros estamos viviendo esto de los desastres naturales a los que no tenemos defensa, evidentemente porque hemos ido destruyendo muchas cosas, no hemos sido corresponsables con la naturaleza y hemos sido demasiado liberales en el tema de la fe y creo que hay esas conexiones, ¿no?, de quien nos creó y creó la naturaleza precisamente para convivir”.

Para el 6 de septiembre de ese año, el entonces mandatario dijo a alumnos del Conalep que aquellos que creían que estaba bien utilizar drogas “su futuro está en el penal de Topo Chico”. “Los que creen eso, deben rectificar, deben pensarlo bien y deben de ver que eso lo va a causar un problema a su mamá, a su papá”.

Ya en los últimos días de su mandato, acaparó los reflectores de las redes sociales, cuando al inaugurar las canchas deportivas del penal de Apodaca le dijo a un preso, entre risas, que si detenía el penal lo sacaba de prisión: “Si lo paras te libero, wey”.

Ese mismo tono empleó durante la toma de protesta de Luis Donaldo Colosio, Alcalde de Monterrey, hace cinco meses, cuando bromeó al decirle a los fiscales que “el solito se iba a entregar”:

“Tres fiscales tenemos aquí. No me vayan a andar buscando. Yo solito me entrego, como dicen. Ríndete Juan Menchaca”, expresó entre risas el exgobernador.

Ahora, el mandatario enfrenta la justicia al ser acusado por malversación de recursos para recabar firmas para su candidatura presidencial de 2018.

Déjanos tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.