Miriam Rodríguez, la madre que con disfraces y pistola cazó a los asesinos de su hija por todo Méxic

o hasta capturarlos.

“Se cortó el pelo, se lo tiñó y se disfrazó de encuestadora, trabajadora de la salud y funcionaria electoral para conocer sus nombres y direcciones. Inventó excusas para encontrarse con sus familias, abuelas desprevenidas y primas que le dieron detalles, por pequeños que fueran. Escribió todo y lo metió en su maletín negro de la computadora, construyendo su investigación y rastreándolos, uno por uno.”

“Si te mueves, disparo”

La madre de Karen estudió sus hábitos, conoció a sus amigos, investigó sus lugares de origen y sus infancias para poder dar con ellos y lograr que fueran detenidos.

Ahmed narra cómo detuvo a un florista, miembro del cártel de los Zeta, con una pistola cuando estaba vendiendo rosas. “Si te mueves, disparo,” le dijo. Con aplomo, lo capturó hasta que llegó la policía para su arresto.

De 2014 a 2017, atrapó a casi todos los responsables del asesinato de su hija. Miriam ha logrado la detención de diez persona. Nadie se había atrevido a tanto.

A pesar de pedir ayuda y protección al gobierno, Miriam Rodríguez fue asesinada el 10 de mayo de 2017, a las afueras de su casa en San Fernando, Tamaulipas.

Meses antes, una docena de prisioneros habían escapado de la cárcel dónde estaban los asesinos de su hija.

“Su muerte dio forma a la impunidad que tuerce la vida cotidiana en México, y el gobierno se apresuró a reaccionar. A los pocos meses, arrestó a dos de los culpables y mató a otro en un tiroteo.”

Ahmed nos dice que la lucha de Miriam García transformó San Fernando por un instante. Su campaña tuvo un gran impacto en su momento, al punto que “el municipio colocó una placa en su honor, en la plaza principal”.

Con Información de Plumas Atómicas

Déjanos tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *