AMLO anuncia rifa de rancho que Calderón compró “en lo oscurito” a ex gobernador de Sinaloa

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que este próximo mes de diciembre se rifará una parte del rancho que el gobierno de Felipe Calderón compró “de manera fraudulenta” al exgobernador de Sinaloa, Antonio Toledo Corro.

“Estamos analizando cómo llevar a cabo un sorteo para finales de año de unos lotes, un terreno que se compró de manera fraudulenta: ahí no tiene que ver con delincuencia organizada sino con delincuencia de cuello blanco, porque antes sólo se hablaba de la delincuencia organizada y robaban igual los funcionarios, los delincuentes de cuello blanco. Y es el caso de un terreno que se compró en los límites de Sinaloa con Nayarit, durante el gobierno de Felipe Calderón. Era un rancho del que fue gobernador de Sinaloa, el finado Toledo Corro. Vendió su rancho, como de mil o 2 mil hectáreas en 100 o 120 millones de dólares, y lo compró Fonatur, pero con precio por encima de su costo real”.

El mandatario federal recordó que el gobierno de Calderón compró esta propiedad, con el propósito de construir ahí un desarrollo turístico, sin embargo, el presidente señaló que no “era el lugar más apropiado. Se pudo haber adquirido terreno cercano al aeropuerto de Mazatlán, porque este terreno está a casi una hora [de distancia] del aeropuerto de Mazatlán, hacia el sur. Entonces fue un fraude, una transa”.

AMLO anuncia rifa de rancho que Calderón compró “en lo oscurito” a ex gobernador de SinaloaZMG /Miércoles, 6 de octubre del 2021

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que este próximo mes de diciembre se rifará una parte del rancho que el gobierno de Felipe Calderón compró “de manera fraudulenta” al exgobernador de Sinaloa, Antonio Toledo Corro.

“Estamos analizando cómo llevar a cabo un sorteo para finales de año de unos lotes, un terreno que se compró de manera fraudulenta: ahí no tiene que ver con delincuencia organizada sino con delincuencia de cuello blanco, porque antes sólo se hablaba de la delincuencia organizada y robaban igual los funcionarios, los delincuentes de cuello blanco. Y es el caso de un terreno que se compró en los límites de Sinaloa con Nayarit, durante el gobierno de Felipe Calderón. Era un rancho del que fue gobernador de Sinaloa, el finado Toledo Corro. Vendió su rancho, como de mil o 2 mil hectáreas en 100 o 120 millones de dólares, y lo compró Fonatur, pero con precio por encima de su costo real”.

El mandatario federal recordó que el gobierno de Calderón compró esta propiedad, con el propósito de construir ahí un desarrollo turístico, sin embargo, el presidente señaló que no “era el lugar más apropiado. Se pudo haber adquirido terreno cercano al aeropuerto de Mazatlán, porque este terreno está a casi una hora [de distancia] del aeropuerto de Mazatlán, hacia el sur. Entonces fue un fraude, una transa”.

También informó que su gobierno ha intentado vender la propiedad, “pero nadie lo quiere adquirir. Tiene una playa. Entonces lo que estamos pensando es fraccionarlo: hacer lotes en el terreno y rifarlo, aún cuando no podría ser en un solo sorteo porque tendríamos que sacarle lo que costó: 100 o 120 millones de dólares, como 2 mil 500 millones de pesos. Tendrían que ser tres o cuatro sorteos para sacar lo que costó y no perder”.

“En caso de que se rife”, adelantó que el dinero se podría destinar a la construcción de la presa Santa María, también en Sinaloa. “Quedaría ahí mismo el recurso y es para que se proteja a los pueblos de inundaciones, se produzca energía eléctrica limpia con agua, se rieguen las tierras y haya agua para el consumo doméstico. Entonces estamos en eso y ya están por entregarnos el avalúo que se mandó a hacer. Y así vamos a seguir: rifando bienes que son fruto podrido de la corrupción”.

Cabe recordar que en el 2008, el expresidente Felipe Calderón y el entonces titular de FONATUR, Miguel Gómez Mont, decidieron construir un nuevo centro en Sinaloa, en el municipio de Escuinapa. En ese entonces, Calderón anunció con bombos y platillos la compra de más de dos mil hectáreas del rancho Las Cabras, a 85 kilómetros de Mazatlán, por lo cual se pagaron 119 millones de dólares; dinero que salió también de un préstamo del Fondo Nacional de Infraestructura a pagar en veinte años.

El gobierno prometió invertir cinco mil millones de pesos y 66 mil millones por parte de la iniciativa privada. Pero el proyecto Playa Espíritu no se concretó: los hoteleros de Mazatlán no estaban de acuerdo, mataron al secretario de Turismo de Sinaloa, Antonio Ibarra y el expresidente despidió a Gómez Mont de FONATUR.

El año pasado, el presidente de México habló de esta propiedad y señaló:

“No sé cómo compran un terreno así, el caso es que heredamos ese terreno y no hay quien quiera comprarlo y si se vende pues ya nos van a pagar lo que costó, los alrededor de 100 millones de dólares”.

Con información de Sopitas y Contralínea

Déjanos tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *