Jóvenes empresarios de la CDMX la rompen con su negocio de HotDogs de la 4T

«Me da muchos ánimos seguir trabajando en este proyecto y, más que nada, luchar; así como luchó nuestro presidente durante más de 18 años para llegar a donde ha querido y, en un tema muy personal, creo que sigo su postura y su terquedad de siempre [perseguir] lo que uno quiere», cuenta Jair Arroyo.

El abogado de 26 años, y uno de los dueños de los Hot Dog de la 4T, confiesa que estuvo a punto de cerrar su negocio; sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue su motivación para no hacerlo.

Jair y sus hermanas: Claudia, de 36 años, e Itzel, de 38 años, decidieron poner su puesto de hot dogs en los pasillos centrales del tianguis de La Lagunilla, cerca de la calle Comonfort 80; ya que su mamá es comerciante del lugar desde hace más de 20 años.

Además, no sólo es comerciante, Jair ejerce su profesión en el sector público y sus hermanas son vendedoras de ropa y cereales; aunque el dinero que obtienen no les alcanza como antes, esa fue su principal motivación para abrir el negocio. Además, Claudia e Itzel también estudiaron una licenciatura, pero no ejercen.

Algunos no los quieren probar por tratarse de AMLO
«Desde que tengo uso de razón soy obradorista. Me pareció una gran idea el tema de los Hot Dog de la 4T porque, más que nada, es para informar a la gente de lo que está haciendo el presidente. Sí es para generar un ingreso, pero también para [provocar] un debate político», afirma Jair.

Asimismo, indica que toda su familia comparte su postura política, pues su papá pertenece al Sindicato Mexicano de Electricistas y siempre han caminado con AMLO.

Los hermanos Arroyo tienen un mes y medio con su negocio de comida, cada semana aumentan los clientes y hay varias personas a las que les llama la atención. Aunque lo controversial que es el presidente ha influido en el puesto, apunta Jair, porque hay quien se niega a probarlos por el nombre del negocio y no comprueban que la calidad de la comida es buena.

Este tipo de comentarios los reciben cuando atienden el negocio y en redes sociales. Han recibido todo tipo de visitas, luego de que Regeneración compartió las fotografías del negocio y se viralizaron. Incluso la candidata a diputada federal del Distrito 12 de la Ciudad de México, Sandra Gil Lamadrid, fue a probar un hot dog.

«Mi contestación es que no juzguen antes de probar y que si esa es su idea adelante, pero creo que su odio, su rencor no va», expresa el joven.

Lleve su hot dog del Peje, Gatell o «Chebaum»
Jair, Claudia e Itzel «la rompen» con sus Hot Dog de la 4T

Cada domingo, desde las 11:00 y hasta las 19:00 horas, los visitantes del tianguis de La Lagunilla pueden degustar un hot dog de la 4T. El «más completo», de acuerdo con Jair, es el del «Peje» porque la salchicha se acompaña de chuleta, bistec, arrachera, chistorra, tocino, queso chihuahua, queso gouda, chorizo y guacamole.

El abogado revela que se basó en el nombre de algunos secretarios federales y personajes importantes de Morena para nombrar a cada hot dog. Todos llevan salchicha, pero lo que cambia son los ingredientes que la acompañan.

Las otras especialidades de la casa son:

Chebaum: bistec, chuleta, chorizo, tocino, queso oaxaca, queso chihuahua y guacamole.
Ebrad: bistec, cebolla, queso chihuahua, tocino, champiñones y guacamole.
Nenulo: cecina, cebolla asada, queso chihuahua, queso oaxaca y guacamole.
Tía Tatis: carne al pastor, piña y queso chihuahua.
Brigadista: queso provolone, entrecot de costilla y chistorra.
Guevara: tocino, queso, piña, chorizo y champiñones.
Fisgón: queso philadelphia, queso oaxaca, piña y tocino.
Monris: queso Mozzarela, pepperoni, piña, salsa valentina, catsup.
Gatell: piña y queso.
Lola: chorizo y queso.
Sonsores: champiñones y queso o tocino y queso.
Chiguil: tocino o queso.
Próximamente: tertulias con hot dogs
El objetivo de Jair es trasladar su puesto a un local en el Centro Histórico de la Ciudad de México; en la calle de Madero o sus aledañas, para que esté cerca de Palacio Nacional y que el presidente de la República Mexicana se «eche un hot dog».

Incluso le gustaría que su negocio se convirtiera en un espacio político en el que se realizaran mesas de debates o tertulias; «donde la oposición, como nosotros, expongamos nuestras ideas. Un local de democracia, lo podría llamar así».

Déjanos tu opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *